martes, 8 de febrero de 2011

YO SOY VOLUNTARIA DE ASPRONA por Vanesa Jiménez de ALBACETE

Lo recuerdo como si fuera ayer, abri la puerta despacio casi sin querer y casi sin saber, note como decenas de luciernagas que alumbraban sus ojos se posaban sobre mi, unos ojos curiosos y ansiosos de saber, pero con una inocencia y bondad ya casi imperceptible en  nuestra rutina habitual, rodeada de gente desconocida que ni siquiera se prestarian a ayudarte si tropiezas en la acera. Pues ellos son asi, no ponen etiquetas, ni zancadillas... solo ponen un corazon enorme  deseoso de ser invadido por gente nueva.
Solte un gran "HOLA", dismulando mi nerviosismo y esta falta de seguridad al verme rodeada de un grupo nuevo de personas. La respuesta fue inmediata e inmensa, algunos enseguida ya se me acercaron e hicieron sus presentaciones... besos, abrazos, y una sonrisa en cada uno que podria iluminar a una ciudad entera. Algo que, sinceramente, en mi vida anterior nunca me habia sucedido.

Habia otros sentados, algo mas timidos, pero que te miraban con el rabillo del ojo, como diciendolo sin quererlo decir " estoy aqui esperando que vengas a
conocerme." Y entonces me sentaba a su lado, al principio les preguntabas y solo esgrimian una pequeña sonrisa, pero bastaba solo un pequeño empujon para que te empezaran a contar que su hermana se llamba tal... o que tenian un perro llamado cual.
Y asi sin querelo y sin saber, descubri que a veces las cosas  mas sencillas para ti como una pequeña conversacion puede ser un regalo para otros.

1 comentario:

  1. Supongo que como todos hemos entrado, con miedo a las reacciones, pero luego en verdad son geniales y realmente deslumbrantes en todos los sentidos.

    ResponderEliminar